PENSAMIENTO DE ALAS DE MARIPOSA

Andaba por el parque del barrio con mis zapatillas de deporte bien anudadas. Paseaba a mi perro bajo un sol radiante de invierno, que vaticinaba la cercanía de una primavera incipiente.
No habia nubes. No habia ruidos. Ni siquiera en mi cabeza.
Me percaté de que no me había dado cuenta cuando habian desaparecido, por fin,los truenos del ático de mis pensamientos y me habia dejado fluir en el abrazo cálido del sol de mediodia.
Cubiertos mis ojos por las gafas de sol, podia ver los reflejos de mis ojos en los cristales. Brillaban.
Silencio.
Cuanto agradecia que lo único que oyera fuera el canto de los pajaros revoloteando de arbol en arbol, de arbusto en arbusto.
Mi amigo cuadrupedo y yo ibamos al fin relajados.
Algo pequeño apareció en mi radar… sin rumbo definido, balanceandose gracilmente hacia mi…. hipnotizando mi mirada, que no podia dejar seguir…. más cerca, descubrí que de una mariposa se trataba, con cuerpo pequeño negro y peludo, y una enormes alas negras con tonos amarillos.
Me maravillé como quien recibe un impacto en cuestión de milésimas de segundo… la mariposa rozó suavemente mi oreja derecha y creí comprender en un susurro: “Bienvenida”.

CMG

Anuncios

3 pensamientos en “PENSAMIENTO DE ALAS DE MARIPOSA

  1. ¡Precioso!tu lenguaje metafórico y rico en sencillez me atrapa.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s