LA LUNA DEL 23 DE ABRIL

Preciosa foto de Luna Llena

FOTOGRAFIA ROCIOPH

Hola a todos un día más,

Hoy quiero enseñaros una imagen de la luna que hemos tenido estos días que aunque, normalmente, no suelo poner ninguna también me gusta disfrutar de ella y fotografiarla.

Aprovecho también para enlazaros a una de mis últimas colaboraciones, la podéis ver aquí. Si queréis contactar conmigo o utilizar mis fotografías solo tenéis que mandarme un correo a fotografiarocioph@hotmail.com

¡Feliz lunes, y hasta mañana!

DSC_0574

Ver la entrada original

Anuncios

Mis lugares favoritos de Huelva

Huelva, un encanto de tierra

La primera vez que estuve en Huelva, pasaba el rato esperando la hora de volver a casa sentada en la plaza de las monjas, leyendo un libro y observando a todo el que pasaba. A través de los meses, fui moviéndome más por la ciudad, explorando mas lugares de ella y los que me han ido enseñando amigos que hice aquí.                                               

Después de llevar casi dos años allí creo que ya tengo mis lugares favoritos a los que ir en esta relajada, cálida y salada ciudad. 

Plaza de las Monjas: Situada en el centro histórico de la ciudad, cuesta creer que fuera el lugar donde hace siglos se encontraban las caballerizas y los jardines del palacio de los Condes de Niebla. La plaza es…

Ver la entrada original 310 palabras más

SIN ALIENTO

Elisa llevaba muchos años trabajando en aquella empresa, arropada por sus logros laborales. Vivía en Madrid, o eso suponía. Su amado trabajo le obligaba a estar fuera de casa durante largas temporadas de tiempo. Reconocía que le gustaba viajar, sobre todo en avión.

 

Se despertó cuando encendieron las luces de aterrizaje para que los pasajeros se abrocharan los cinturones de seguridad para tomar pista en Barajas. Estaba agotada, se había quedado dormida con la tablet encendida sobre su regazo. Recogió su maleta de mano, su maletin y fue rauda a coger un taxi que le llevara a casa.

 

Vencida en el asiento de atrás del taxi, observaba cómo pasaban las luces de las calles de la gran ciudad. Se percató de que todas aquellas imágenes le eran ajenas. Nunca había paseado por aquellas anchas avenidas, ni tomado un té en ninguno de aquellos Cafés, ni visitado ninguno de aquellos museos. No conocía Madrid. Una sensación de soledad embargó su corazón cansado por el viaje. ¿Realmente vivía allí?

 

Recordó todas aquellas cosas que le decía su madre de niña: “Hija, lábrate un futuro para que no tengas que mal vivir.” Y resonaron en cada una de las concavidades de su cerebro. Se vió reflejada en el cristal del taxi, cansada, sin aliento. Qué cantidad de cosas a las que había renunciado para labrarse su futuro. ¡Qué contradicción! Había construido un futuro sin pareja, sin hijos, sin amigos, sin lugar donde vivir. ¿Cuándo renunció a ser astrónoma? En aquel momento de introspección, algo encajó haciendo clic en su interior.

 

Pidió al taxista que parara el coche para bajarse frente a la fuente de Neptuno. Como en una isla solitaria, Elisa se descalzó, se sentó en el borde de la fuente, y metió sus pies. Sentía como se le iban mojando lentamente las medias. Sentía como el frío del agua le subía por la columna vertebral. Estiró su cuello, se sacudió su cansancio. Y por fin, miró hacía las estrellas, infinitas, brillantes, misteriosas. Había llegado la hora de observar las estrellas lentamente, y no solo por el ojo de buey de un avión.

 

CMG

 

 RETO NUM.49: “CONTRADICCIÓN”. TERRITORIOS ESCRITORES

 

 

DESPIERTAME PRIMAVERA

Gotas de rocío del alba se forman sobre mí,

sobre el verde clorofila de mis hojas.

En mi tronco verde musgos arraigado.

Abro un ojo, un destello de una fuerte luz nubla mi visión.

Me retuerzo, me ha deslumbrado.

Los ojos me duelen.

Vuelvo a abrirlos, veo otro rayo del padre Sol.

Lo acojo, me percato de que estoy saliendo de ese largo sueño de invierno.

Mis raíces se desperezan, se estiran y se ahondan más en la madre Tierra.

Mi  esbelto tronco se endereza buscando el cálido abrazo del Sol.

Mis ramas desnudas ahora, comienzan a dar brotes de vida.

Vida verde, fruto de mi interior, fruto de mí.

¡Vida!

 

Sé lo que siento, Vida por fin.

Llegó la Primavera.

Por fin, cambia de estación.

Puedo olvidar el invierno pasado, de aquellas mañanas de hielo, fría escarcha y estupor.

Siento las cosquillas de los pájaros revoloteando entre mi copa.

Los mirlos cantan en este amanecer.

Se forman nidos en sobre mis ramas.

Contemplo con cariño, tras los rayos de Sol, mis imponentes ramas, verdes y en flor.

 

CMG

 

RETO NUM.47: “COLOR DE PRIMAVERA”. TERRITORIOS ESCRITORES