Proverbio Japonés: Pintar un dragón y las pupilas de sus ojos

Buscando información para mi nuevo proyecto literario me he encontrado con un proverbio japonés que me ha desatado la imaginación y me ha encantado.

Os lo dejo a continuación para que os cautiveis también vosotros:

“Una leyenda procedente de tiempos ancestrales habla acerca de un gran pintor que en cierta ocasión pintó cuatro dragones a lo largo de una pared.

Todos los dragones tenían gestos amenazadores, mostrando colmillos y garras, se dice que verdaderamente su apariencia era muy similar a la real.

Sin embargo, a ninguno de ellos les habían pintado las pupilas. La gente que se acercó a admirar el trabajo pensó que aquello era algo muy extraño, casi macabro. Así que le preguntaron al pintor la razón por la que no había puesto ni una sola pupila en los ojos de los dragones. El artista respondió confianzudamente: “Si le pintara pupilas a estos dragones entonces de inmediato podrían salir volando de aquí”.

La gente, por supuesto, no le creyó, por lo que le pidieron reiteradamente que diera muestras de su palabra. Y, ante tal petición, respondió: “Bien, pintaré únicamente las pupilas de un dragón”. El gran pintor tomó uno de sus pinceles y comenzó a dibujar las pupilas de un dragón.

De inmediato, los cielos se oscurecieron, sonaron relámpagos y truenos se presentaron y una lluvia torrencial cayó sobre los espectadores, al mismo tiempo que el dragón al que le habían puesto pupilas, se desprendió de la pared hasta que por fin se alejó volando. Los otros dragones que se quedaron sin pupilas siguieron adheridos a la pared como si nada hubiera sucedido.”

 

El dragón es una de las criaturas perteneciente al mundo de la imaginación humana que se encuentran más arraigadas y vivas .

“画龙点睛” es una historia  que aunque naturalmente no puede ser tomada al pie de la letra, hoy en día es posible observar cómo continúa propagándose tal pensamiento cercano a ls ganas de la gente por creer. Y este proverbio se utiliza con frecuencia en oriente como metáfora tanto en escritos literarios como en el habla cotidiana. Este frase se utiliza para remarcar una idea clave dentro de un discurso y que esta quede aún más clara.

¿Bonito, verdad? Espero que os guste.

CMG

 

Imagen cedida por freeimages.com by Kym Parry
Anuncios

NUESTRO PROPIO REFLEJO: LA LEY DE CORRESPONDENCIA

Esta ley, que tan de moda parece que se ha puesto en nuestros tiempos, nos dice que hay Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar. Así mismo, comprender sus principios nos libera de toda limitación.

CRIS MONTENEGRO G.

 

 

Hace unos días, leí en un artículo en una revista de psicología positiva, la entrevista qe le hacían al científico Amit Goswami, un físico cuántico que se ha convertido en el primer científico espiritual de nuestros tiempos. Antes de leer esta entrevista, desconocía la existencia de este científico, de igual forma que desconocía la aproximación de la ciencia a ciertos pensamientos espirituales contemporáneos, y no tan contemporáneos.

Leí por primera vez lo que llaman La ley de la correspondencia. Y gracias a esta mención, continué leyendo acerca de esta ley que parece altamente ilustrada por varios pensadores y distintas religiones.

Y lo que leí, me gustó. Es por esto que he decidido escribir este post y compartirlo con vosotros. ¿Os gustaría saber más acerca de la Ley de correspondencia? Os invito a que continuéis leyendo este resumen que he preparado para vosotros.

“COMO ES ADENTRO, ES AFUERA”.

La Ley de la Correspondencia que lo que vemos en el exterior es una proyección de lo de dentro. Es decir, que nuestro mundo exterior es un fiel reflejo de nuestro mundo interior. De esta forma, puedes conocer lo que está pasando dentro de ti con solo prestar atención a lo que está pasando a tu alrededor. Y, de la misma forma, puedes conocer cómo es el universo, incluso otras dimensiones si quieramos, tan solo observando nuestro interior.

Una de las aplicaciones de esta ley, podría ser la filosofía de  “Mens sana in corpore sano”, puesto que cuando tenemos pensamientos desordenados, distorsionados, nuestro cuerpo también termina enfermando.

Muchos de los maestros que actualmente siguen desarrollando esta ley, consideran que la enfermedad viene de la mano con el remedio, también basándose en las enseñanzas del maestro griego Hermes Trimegisto “el tres veces sabio”,: “Cambia el pensamiento y sanarás tu cuerpo”.

 

EL UNIVERSO QUE HAY EN NOSOTROS

Según esta ley, en el cuerpo humano todo es mente.

Demostrado está, que cada célula de nuestro cuerpo es inteligente y guarda la información más importante de nuestro ser desde que nacemos. Además cada célula tiene la habilidad de comunicarse instantáneamente con las demás, e incluso con el medioambiente. Es lo que se entiende como Comunicación celular. Dicha comunicación se considera que es un mecanismo homeostático, es decir, una condición interna, que tiene como objetivo mantener las condiciones adecuadas fisicoquímicas internas para que la vida continúe frente a los cambios externos.

Un ejemplo sencillo sería si nos cortamos el dedo gordo de la mano con el filo de un cuchillo. Inmediatamente, nuestro sistema nervioso manda señales a nuestro cerebro, de forma que el corte recibe la dosis adecuada de plaquetas y de todo aquello que necesita para que nuestra herida cicatrice y podamos combatir una posible infección.

Así La ley de Correspondencia nos muestra cómo también en el Universo todo es mente. Cada célula del macrocosmos, sea cual sea y se constituya como se constituya, ya sea, una estrella, un planeta, el sistema solar o la galaxia completa, posee ese grado de inteligencia que necesita. Y cada célula de la galaxia, en la que nos incluimos nosotros, ha creado una interconexión entre ellas: “el Todo afecta las partes y las partes influyen a su vez en el Todo”.

Enigmático y profundo es darse cuenta de que cualquiera de nosotros, diminutos en comparación con nuestro mundo, con nuestro sistema solar, si cambia,  inexcusablemente estará alterando la esencia misma del Universo, porque nosotros formamos parte de él. Por qué nosotros estamos formados de las mismas células que él, también somos parte del Universo. Somos una parte minúscula de una gran obra de arte que se mueve y existe al unísono.

Y es por esto que todos nuestros actos, pensamientos, actitudes, sentimientos, que proyectemos al exterior tendrá una reacción. Si hacemos algo positivo, recibiremos algo positivo. Si creemos haber hecho algo positivo, pero recibimos algo negativo, a lo mejor es que no era tan positivo.

De esta forma, el universo somos nosotros mismos, y para aprender del universo no hay que irse a Marte, simplemente hay que vivir aquí, ahora, viviendo el momento que tenemos cada uno de nosotros con nuestro exterior, y si queremos con nuestra galaxia.

Si logramos disfrutar y experimentar nuestra vida con la máxima felicidad y máxima libertad, aquí en el mundo que nos ha tocado vivir, estaremos experimentado la vida en toda su dimensión. Aunque, no es fácil, intentarlo nos puede traer muchísimos beneficios.

LA INFLUENCIA DE LOS ASTROS

En esta misma conexión, está basada la creencia de que cada persona, cuando nace, está influenciada por los astros y los planetas: nacemos bajo la influencia de nuestro horóscopo. Y este horóscopo influencia en nuestro carácter personal a lo largo de toda nuestra vida, puesto que es un reflejo de lo que hay en dimensiones superiores de nuestra existencia humana y éstos están todos entrelazados.

Por ejemplo, la columna vertebral de nuestro sistema solar se podría considera que son los planetas, de igual forma, estos planetas son puntos energéticos del sistema solar, igual que los principales chakras que el ser humano posee a lo largo de nuestra espina dorsal.  No hay mayor reflejo del Universo en nosotros mismos.

Cuando un ser humano tiene los chakras alineados, la energía del amor fluye y todo en su vida tiene orden y armonía. Lo mismo ocurrirá con el sistema solar y los planetas.

MIRA EN TU INTERIOR

La ley de correspondencia dice que lo que se exprese en tu mundo exterior,  se corresponderá con cómo pienses en tu interior y las emociones que expreses. ¿Alguna vez has sentido que no te gusta el mundo que te rodea? Cuando no nos gusta lo que hay fuera de nosotros, es porque debemos examinarnos a nosotros mismos.

Tus relaciones con los demás, vendrán determinadas por la persona que lleves dentro, por tu personalidad. Tu mundo económico, tus ingresos, será el adecuado a tu nivel de preparación interna y tus pensamientos. La forma en que la gente de tu alrededor te responda, reaccione ante ti, será un espejo a la actitud y comportamiento que tu tengas hacia ellas.

Incluso, la forma en que conduces, en que cuidas tu propio coche, se corresponderá en todo momento con tu estado mental. Cuando te sientas positivo, con energía, confiado y creas que controlas tu vida, tu hogar y tu lugar de trabajo estarán bien organizados.

Si, por ejemplo, el trabajo te agobia, te frustra o eres infeliz con tu ocupación, entonces tu casa, tu lugar de trabajo e incluso el armario donde guardas tu ropa, estará desordenado, reflejarán tu propio estado de ánimo, y la confusión te invadirá.

En cualquier parte, por sencilla que sea, puedes percibir los efectos de esta ley de correspondencia, puesto que todo se manifiesta desde el interior hacia el exterior.

Por tanto, si deseamos cambiar lo que nos rodea, debemos cambiar nosotros mismos. Por eso, según esta ley, el camino hacia el cambio siempre estará en la búsqueda en nuestro interior. Observándonos a nosotros mismos, conseguiremos cambiar internamente hacia una persona diferente y los resultados serán óptimos tanto para nosotros como para nuestro alrededor, y conseguiremos cambiar, al fin, el exterior.

Pero este cambio es mucho más profundo de lo que pensamos. La mayoría de las personas tratan de mejorar o cambiar algunos aspectos de su vida intentando que sean los demás los que cambien. Y no les sirven para nada tantos esfuerzos. No les gusta lo que ven reflejado en el espejo de su vida y se esmeran en sacar brillo al espejo en vez de ir a lo que realmente es la causa del reflejo, ellos mismos.

En conclusión, la única forma que tienes de cambiar las cosas externas es cambiar las cosas internas, liberándote de miedos, limitaciones y desechando la frustación.

CUANDO NACEMOS

A cada ser humano le corresponde un cuerpo físico que es perfecto, con una capacidad de percepción que determina una personalidad específica. Con esta capacidad, el ser humano va a ir acumulando información de su entorno y creando una personalidad en donde se instala el destino.

El destino es un encadenamiento de sucesos, es una necesidad de aprendizaje ante lo que nos falta en el camino de la evolución personal y de nuestra conciencia. Por lo que el ser humano se pasa toda su vida buscando dicho camino. En este camino, nos encontraremos con errores, errores que son matemáticamente correspondientes a la experiencia que el propio individuo necesite en el caminar de su vida. Y no podría ser de otra forma. Pues cada una de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida, son parte de nuestro destino. Es por esto que desde la ley de la correspondencia no hay errores, sino experiencias que nos van marcando en nuestro proceso evolutivo. Y es que, en el universo, todo responde a un orden prefecto, a un propósito concreto.

Todos tenemos nuestro papel en el universo, el sabio, el ignorante, el inocente, la abeja, la hormiga, el halcón, el león, todos tienen una función concreta dentro de este maravilloso mundo.

PRINCIPIOS DE LA LEY DE CORRESPONDENCIA:

  1. Toda experiencia es un aprendizaje:
  • El universo y todos sus procesos son pedagógicos.
  • Solo la ignorancia o el “creer saber” genera ineficiencia en la vida.
    • Comprender este principio genera eficiencia ya que:

– Saber te da las condiciones para enseñar.
– No saber te invita a seguir aprendiendo.

  1. Toda circunstancia es generada por uno mismo

Comprender este principio libera de la culpa, el rencor, el resentimiento, el deseo de venganza, la baja autoestima, etc. y por lo tanto la somatización de todos y cada una de estas reacciones.

  • “Todo lo que ha sucedido en tu vida, lo que sucede y lo que sucederá, en tu interior y en tu exterior, es generado por ti mismo”. Dependiendo de cómo interpretes tú mismo la experiencia vivida, te puede generar insatisfacción.
  • “De la misma manera que tu no le has hecho daño a nadie, nadie te ha hecho daño a ti”. Aprende de la experiencia propia, asume las consecuencias..
  1. No hay ningún evento que no corresponda con quién lo vive:

Comprender este principio libera de la creencia de la justicia, la injusticia, la buena y la mala suerte.

  • Cada quien tiene lo necesario y correspondiente con su propia experiencia.
  • Pedir es un ejercicio inútil pero necesario. Inútil para el propósito del ser humano, y necesario para descubrir que el universo tiene un orden.
  • Transformar el pedir en actuar trae consigo eficiencia en la experiencia de vida. Actuar permite verificar un resultado de sabiduría o de ignorancia y la observación de este, la disposición a aprender o a enseñar y a fluir con el orden universal.
  1. Estamos ubicados en el lugar que exactamente nos corresponde:

Comprender este principio libera de la creencia de lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto.

  • Las diferentes circunstancias que nos atañen, simplemente son necesarias y correspondientes con quien las vive.
  • Cada persona está ubicada en el sitio exacto que la corresponde de acuerdo a lo que este requiera para completar su proceso de evolución.
  1. Venimos a la vida con lo necesario para vivirla:

Comprender este principio libera de la creencia de lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto.

  • Si alguien no tuviera lo necesario para vivir, simplemente no viviría. Algo diferente es querer vivir de otra manera lo cual es una condición del ego que no se satisface con lo que tiene.
  • Cada quien tiene lo necesario para aprender y desarrollar su función.
  1. Sólo sucede lo que tiene que suceder:

Comprender este principio libera de todos los miedos.

  • A nivel global e individual todos los sucesos que afectan la vida corresponden matemáticamente con la persona que los vive.
  • Preocuparse por lo que puede pasar o no en el futuro o por lo que pasó en el pasado le quita eficiencia al presente.
  1. Sólo se da o se tiene lo necesario:
  • Es imposible conseguir aquello que no necesites e imposible perder aquello que necesitas.
  • Sólo se tiene y se experimenta aquello matemáticamente correspondiente con las creencias, pensamientos y actitudes que se tienen.
  • Sólo se mantiene aquello que se necesita en la experiencia.
  • Quien agrede y se queja de lo que tiene está en riesgo de perder lo que necesita. Todo aquello que no se valora se va perdiendo.

Entender los principios de la Ley de correspondencia, te ayuda a deshacerte del miedo ante la vida, y te invita a que preste atención a tus acciones, pensamientos y sentimientos, comprendiendo que todo  lo que hagas tendrá un efecto de igual proporción y sentido.

Así como trates a los demás, serás tú tratado. De la misma manera, lo que tú pienses de los demás, los demás pensarán de ti. Y lo que tú sientas acerca de una determinada persona, ella te lo reflejará, pues es lo que tú sientes en tu interior.

FLUIR CON LA LEY DE CORRESPONDENCIA:

Si aprovechamos la oportunidad de aprender de las situaciones difíciles, en lugar de evitarlas, estaremos madurando en nuestro camino de vida y nos haremos más fuertes y sabios, en una actitud de humildad.

Si lo conseguimos, observaremos:

  • Que situaciones que antes eran difíciles e incómodas van desapareciendo y se abre el paso nuevas experiencias, lugares y personas que generan cada vez mayores niveles de satisfacción.
  • Mayor acceso a la abundancia, la satisfacción personal y la paz interior.
  • Mayor capacidad altruista.

 EFECTO DE SALIR DE LA LEY DE CORRESPONDENCIA:

  • Sensación de lucha constante con el consiguiente desgaste ante lo que nos corresponde vivir: lugar, trabajo, personas, situaciones presentes.
  • Falta de altruismo.
  • Sensación de fracaso.
  • Bloqueos.
  • Insatisfacción generalizada.
  • Dificultad para tener éxito.
  • Miedos.
  • Angustias.
  • Frustraciones.
  • Sufrimiento.
  • Baja autoestima.
  • etc.

En mi caso, la Ley de correspondencia me ha aportado unas cuantas preguntas más a mi vida diaria, pero ante todo, me he dado cuenta de que muchas veces no somos conscientes de los que hacemos ni las repercusiones que puedan tener en nuestro alrededor ni a las personas que nos rodean.

Formar parte de algo tan hermoso e importante como la vida misma es una gran responsabilidad y como tal, debemos ser coherentes con la imagen que tenemos de nosotros mismos como parte de ella y la imagen que damos a los demás de ella. Y aquí es donde llego a la misma conclusión de siempre: en nuestras vidas falta mucho amor. Amor por el progimo, amor por nosotros mismos, amor por la Tierra, amor incondicional, en definitiva.

CMG

¿RAZÓN O AUTOMOCIÓN?

¿Tenemos las riendas de nuestras vidas? ¿O nos dejamos llevar por lo que otros piensan que está bien?

¿Sómos autómatas? ¿Hacemos lo que se nos marca? ¿Buscamos lo que esperan que busquemos?

Reflexiona. ¿En que lado del riachuelo estás? ¿En la orilla o en el cauce?

river_-matthew-sleeper

 

“No puede entrar en razón quién piensa de forma automática.”

AYN RAND

Foto cedida por unsplash.com by Matthew Sleeper

ACEPTA EL RETO : SÉ TU MISMO

Buenas tardes,

Hoy me he levantado queriendo invitaros a descubriros a vosotros mismos. Me he percatado que, dentro de la búsqueda de esa felicidad tan deseada, es la clave: ser uno mismo y no forzarse por ser de una determinada manera.

Esta mañana he leído un texto que me ha invitado a la reflexión de “¿qué quiero hacer aquí?” Y “¿Qué pienso de mi situación actual, y cómo manejarla?”:

“Se dice que una vez un discípulo preguntó a Osho si valía la pena esforzarse en mejorar la personalidad. Este mirándole fijamente le dijo:

– ¡Pero qué estas diciendo! ¿ Tú me has oído hablar alguna vez?¿”Mejorar” tú personalidad?¡Tienes que poner tu esfuerzo en “destruir” tu personalidad!

Después más calmado, se explicó:

– La personalidad es la máscara que han puesto sobre tu rostro. La máscara que la sociedad y todos los demás te han colocado. Si te propones mejorarla, no estarás haciendo más que maquillar cartón pintado. Tu tarea debe ser buscar por todos los medios deshacerte de esa fachada y exponer tu verdadero rostro.”

Es de esta forma como Osho explica a sus discípulos que desde muy jóvenes estamos influenciados en la construcción día a dia de nuestras vidas, cargándolos de características que pensamos que están bien, en lugar de pensar esto es lo que me va. Día a día vamos añadiendo caracteristicas a nuestro modo de ser más deseable por los demás y nos vamos creando unas perspectivas de ” cómo deberíamos ser”. Si me permitís, cada vez mas complejo laberinto en el que nos enredamos y en el que nos perdemos.

Y todo esto, crea frustraciones. Vida insatisfechas basadas en la búsqueda de una felicidad ideal que esta maquillada, y vamos cosechando buenos momentos y  amor para esa mascara, y no para nosotros mismos.

Nos embarcamos entonces en un viaje sin retorno en el mar de las actitudes prestadas y las actividades forasteras para ir moldeandonos en lo que quieren los demás y de la manera que ellos quieren, y no como nosotros deberíamos ser. Este proceso en ocasiones suele darse durante años y en el que dedicamos gran parte de nuestro esfuerzo. Un proceso que termina siendo nocivo para nosotros mismos.

En primer lugar porque este proceso es agotador y no tiene fin. Y en segundo lugar, porque al no alcanzar nuestros ” ser ideal”, aparece de nuevo la frustración aún mas crecida y nos lleva a una decepción con nosotros mismos, autoinculpandonos de nuestra incapacidad por no conseguirlo, en lugar de ver la imposibilidad de la tarea.

Nuestra autoestima se deteriora, nuestra percepción de quien soy, de cómo soy de verdad, nuestra esencia misma, se va desvaneciendo, haciendo que esa sensación de que hay algo mal, de que hay algo que cambiar, se va profundizando y nuestra frustración creciendo. Es u  pozo sin fondo.

Hoy os invito a que rompais esa cadena, ese circulo vicioso, y hagamos algo distinto. Tratemos de mejorar motivados por nuestros propios deseos, dejando a la vista nuestro verdadero rostro, sin máscaras.

¡Consigamos la mejor versión de nosotros mismos!

Para ello debemos parar y reflexionar cuantas cosas en nuestro dia a dia hacemosmporque realmente queremos hacerlo y cuantas porque nos las han inculcado. Miremos el mundo atraves de nuestros propios ojos, dejemos de pensar en “cómo somos” , y comenzemos a pensar en lo que queremos hacer realmente de corazón.

Olvidate por un momento de quien eres, de esa visión orefijada tuya, clasificada o prefabricada. No eres un ser creado de un molde, o bajo un patrón. ERES ÚNICO. Deja de hacer caso a lo que te dicen los demás, deja de encasillarte. No te engañes más.

Intentemos (me incluyo) actuar de acuerdo a lo que pensemos y sintamos. En cada momento, parate, y piensa qué camino vas a escoger para buscar tu genuina felidad, que solo te pertenece a ti, y cuyas herramientas para conseguirlas solo las tienes tú. Hagamos aquello de lo que realmente estemos convencidos. Antetodo, no finjamos.

Quizas en todo este proceso, cosecharemos algunas nuevas amistades, amores, simpatias, y sin embargo, consigamos algunos rechazos. Habrá que estar preparado para ello y asumirlo con la mente abierta.

En definitiva, sed vosotros mismos, vivid vuestras vidas.

¡Bienvenidos a vuestro nuevo ser!

 

CMG

image

BIENVENIDOS A MIS NUEVOS ZAPATOS

Como una niña pequeña, estoy emocionada con mis nuevos zapatos y deseo enseñarlos a todo el mundo.

Muchas veces caminamos por senderos que no conocemos pero que tenemos la certeza de querer recorrer cargados de ilusión y emoción..

Dado que este blog ha cumplido su primer año, su recorrido se amplia. ¡Y es fascinante!

Y como todo lo que escribo me gusta compartirlo, es un placer presentaros mis nuevos zapatos para caminar junto con una Brújula en mi mano. Y este nombre ha sido mi elección para mi nueva categoría, y converir  mi blog también en una herramienta para guiarme ante la inmensidad del mundo de las letras, dándole una aspecto más mundano para tratar temas que tan en moda están ahora, como son la psicología positiva, la neurociencia, o la antropología.

Espero que os guste y, como siempre, que disfrutéis.

Para comenzar con mi nueva categoría, he elegido una lección donada por el Director de Howards, Dumbledore, a Harry Potter en el segundo libro de J.K.Rowling, “Harry Potter y la Cama Secreta”. ¿Por qué lo he escogido? Porqué pienso que la magia se encuentra en las pequeñas frases o escenas de la vida que se nos pasan desapercibidas, y qué mejor magia que descubrirlas poco a poco y en dosis deliciosamente placenteras que podamos disfrutar..

“No son nuestras habilidades las que muestran como somos, sino nuestras elecciones.”

¡Bienvenidos a mis nuevos zapatos!

CMG