ESTO ES ASÍ…

nina-con-botasfeet-407135_960_720

Puedo leer tu mente… Porqué estás sentado leyendo este texto… Conozco tu historia.

Crees no poder estar a la altura. Crees que no puedes tirar más de esa situación. Las personas de tu entorno, los lugares habituales. Tu espalda se encorva. Te pesan los pies. Tu cabeza parece no querer funcionar como debiera. Créeme lo siento.

Cuando la vida está vacía y la soledad comienza a aproximarse cada vez más. Parece que no hay mañana. Parece que acaba hoy.

No hay camino fácil de hacer. No hay vida sencilla. Ni mundo perfecto. Desengáñate. No existe eso de “Búsqueda de la felicidad”.

Ante todo no te rindas, porque la respuesta a todo esto está delante de ti. Ya lo veras.

Prepárate para luchar. Ármate para continuar. Libera tu mente de pensamientos. Deja escapar las preocupaciones. No albergues dudas. Nunca pierdas la fe. Esto no va a ser fácil. Aprende la lección.

Yo no tengo las respuestas a tus preguntas. Tampoco las tengo a las mías. Quizás si me preguntas no sepa qué decir. Pero estoy segura que dentro de ti, encontraras las respuestas. Atrévete. Búscalas. Encontrarás el camino y seguirás adelante.

No lo dudes. Puedes ganar en esto llamado vida. Haz las cosas con la pasión de tu alma. Y pon amor en todo lo que hagas. Eres único.

Cris Montenegro G

 

Foto cedida por Librestock.com
Anuncios

MARTIN, EL VOLÓN

Era un día lluvioso, cuando Martín salió de casa. Obnubilado por sus pensamientos, permanecía resguardado del agua bajo el hongo que crecía escorado en la corteza del nogal donde vivía.

Aunque la lluvia era más hábil que él, puesto que su rechoncho cuerpo, pequeño y peludo, como una pelota de tenis, no cabía bajo el hongo.

Observaba la robusta rama del árbol, que daba entrada a su hogar, bajo sus pequeñísimas zarpas. La expresión de su cara era extraña. ¿Por qué había pensado que aquel hongo naranja iba a conseguir parar la lluvia para él?

Su madre había salido a por comida y su padre había aprovechado para recoger unas ramitas nuevas para el nido, puesto que los gemelos pronto eclosionarían.

Él se aburría sobremanera, así que salió por el ojo de buey y se quedó allí sin saber qué hacer cuando, de repente, se percató que se había dejado las llaves y a los gemelos sin vigilancia dentro.

¡Menuda regañina se llevaría!

Sopesó el gran salto que había hasta el suelo, echó un paso atrás y decidió quedarse lo más quieto posible para no mojarse mucho, pero no lo consiguió.

Y es que un mochuelo adolescente como él, necesitaba otras cosas diferentes que cuidar de sus hermanos pequeños.

Una gota fría le cayó en la frente y fue resbalando lentamente por su pico. Abrió sus grandes ojos amarillos de par en par. Salió de debajo del hongo, se sacudió el agua de sus plumas y abrió sus pardas alas para acariciar el viento entre sus plumas.

¡Vaya día había elegido para dejar el nido!

 

CMG

PENSAMIENTO GRIS PLATA

Suena el despertador…. el candor de entre las sábanas… un pie fuera… hace frío… la ropa me sabe áspera a la piel….

Cojo la correa del perro como un autómata, casi con los ojos cerrados. Me pongo el abrigo y me ato las zapatillas de deporte.
Afuera corre una brisa de escarcha que congela mis manos. Me enfundo los guantes. El perro tira de mi…
De repente, el viento se convierte en acogedor. La niebla comienza a esclarecese en mis ojos. Respiro profundamente el aroma de la humedad en la hierba.
Sin darme cuenta, he parado en mi camino, cerrando los ojos para dejarme inundar por las sensaciones del momento, y mi perro se ha sentado a mis pies mirándome fijamente. Lo observo y se dibuja una amplia sonrisa en mi cara.

Amanece y yo estoy sonriendo rodeada del brillante gris plata de esta mañana fría de invierno.

CMG

MARTES, BIENVENIDO

Suena el despertador. Lo intento apagar sin mucho éxito. Hoy he dormido mas de lo habitual. Albóndiga está acurrucado a mis pies, ocupando mas espacio del que hay. Perro egoísta…

Entreabro los ojos con mucho esfuerzo. Entra claridad por los huecos de la persiana. Mis músculos  enmohecidos, chirrian mientras me desperezo. Ojalá pudiese quedarme en la cama todo el día. Voy a dejar de autoengañarme: esto no es posible. Me esperan pilas de papeles amontonados en la oficina y miles de correos que responder. La ducha tampoco parece despejarme. Ando por la casa de forma errática, sin saber muy bien qué debo hacer. Albóndiga me mira mientras me muevo, desde el rincón del pasillo. El paseo del perro tampoco parece que me satisfaga. Después de un lunes duro,estresante y desesperanzador, parece que me espera un martes derrotista…. Ya, de nuevo en casa, organizo el desorden diario como puedo y levanto las persianas para dejar entrar los primeros rayos de sol. Es entonces, cuando me doy cuenta de la magnífica belleza del amanecer de hoy, y doy gracias por todos los amaneceres de mi vida. Colores espectaculares que innundan mi retina. Un festival de sentimientos me recorre al fin. Me estremezco. Parece que después de todo, sigo viva y puedo llegar a emocionarme con algo tan cotidiano. Esta idea me conmueve…. una lágrima intenta escapar por mi mejilla, mientras mi mirada sigue clavada recorriendo los rayos anaranjados y azules que bañan el parque de enfrente. Respiro hondo, disfrutando realmente del momento…

Sigue leyendo

DESIDIOSO LUNES

Desidioso lunes… Acaba el domingo y como cada semana, comienza el lunes. El sueño te acompaña hasta el trabajo. Enciendes el ordenador y ahí sigue sentado sobre tus piernas, apoyado sobre tus brazos. Intentas estirar tus entumecidos músculos disimuladamente para que tus compañeros no se percaten. Aunque probablemente, si no habéis cruzado mas que un “Buenos días””,es que su sueño también les habrá acompañado su propio sueño.

De esta forma, la oficina se encuentra repleta de sueño. El silencio está instalado en el espacio común, incentivando que el sueño, en su estrategia de dormir a todos, se haga fuerte y avance terreno. Un bostezo furtivo, un “se me caen los parpados”por alli y comienza la batalla por vencerlo.Decides salir a tomar el aire, te tomas un café para poder espantarlo, pero parece que le gusta.Y cuando menos te lo esperas, ya es mitad de mañana. El sueño te abandona, has ganado la batalla… Y ahora te preguntas, porqué querias vencerle. Te ha acompañado tanto tiempo que ahora lo añoras y lo vuelves a buscar para dejarte vencer en las dulces garras de Morfeo. El resto del dia, lo busco y lo busco con ahinco. Dulce Sueño..

FELIZ Y SOMNOLIENTO LUNES!

CMG