PENSAMIENTO GRIS PLATA

Suena el despertador…. el candor de entre las sábanas… un pie fuera… hace frío… la ropa me sabe áspera a la piel….

Cojo la correa del perro como un autómata, casi con los ojos cerrados. Me pongo el abrigo y me ato las zapatillas de deporte.
Afuera corre una brisa de escarcha que congela mis manos. Me enfundo los guantes. El perro tira de mi…
De repente, el viento se convierte en acogedor. La niebla comienza a esclarecese en mis ojos. Respiro profundamente el aroma de la humedad en la hierba.
Sin darme cuenta, he parado en mi camino, cerrando los ojos para dejarme inundar por las sensaciones del momento, y mi perro se ha sentado a mis pies mirándome fijamente. Lo observo y se dibuja una amplia sonrisa en mi cara.

Amanece y yo estoy sonriendo rodeada del brillante gris plata de esta mañana fría de invierno.

CMG

Anuncios